fbpx Skip to content

Las COMPRAS NAVIDEÑAS y la DEPRESIÓN 🎄

28 noviembre, 2018
compras navideñas

A llegado diciembre y con ellos las famosas compras navideñas. Una temporada donde las familias, en el trabajo o con amigos suelen realizar intercambios de regalos. Por lo cual las personas visitan cientos de aparadores de tiendas de diversos tipos. Y como dirían algunos izquierdistas  de extrema, “el consumismo sale a la luz en su máximo esplendor”.  Sin embargo no todo es consumismo o capitalismo. También entran en juego los aspectos emocionales de las personas tales como la depresión que se detona en estas fechas.

Compras navideñas: no todo es felicidad

El cerebro humano siempre está en busca de cosas que le generen bienestar, alegría o satisfacción. Y esto lo han comprendido muy bien los especialistas en marketing. Los cuales han desarrollado muchas de sus estrategias de ventas basado en estas teorías. Y cabe señalar que efectivamente han funcionado a la perfección. Logrando que las persones no solo compren aquello que necesitan, sino también aquellas cosas que no necesitan. Se realizan compras que a lo mejor solo se utilicen una vez y después termine en una venta de garaje. ¿Pero por que compran tanto las personas? Dentro de lo que acabamos de decir sobre el marketing  existe una palabra clave, que es “la alegría”.  Uno de los mensajes clave que todos los productos envían es “esto te hará más feliz”.

Pero ¿por que la gente esta tan enfocada en comprar la felicidad?

La respuesta puede ser extensa aunque suele enfocar en solo una palabra ¡Depresión! Las compras excesivas suelen ser un síntoma de esta enfermedad. En las compras navideñas en donde mayormente podemos observar este fenómeno. ¡Aguas! Las compras navideñas no se deben de confundir con la adicción por las compras. Estas compras navideñas suelen ser más características de una depresión. Y es que durante estas fechas la tasa de casos de depresión estacional, distimia o crónica suelen dispararse.

Las compras navideñas podríamos decir tienen dos cargar emocionales muy fuertes. Las  que ayudan a aliviar momentáneamente  ese vacío existencial tan característico de la depresión. Primeramente, al momento de realizar una compra, nuestro cerebro detecta el mensaje de felicidad que el producto simbólicamente lleva impregnado. Eso nos hace sentir a gustos y satisfechos, como si fuera una píldora. Y en segundo lugar, la sensación de alegría al compartir ese obsequio con otra persona. El ver un rostro sonriente a la vez nos hace felices a nosotros también por las células espejo que poseemos. Los abrazos acompañados de buenos deseos y palabras de aliento durante un festejo como el 24 de diciembre suelen ayudar. Aunque a veces esta sensación de bienestar no dura lo suficiente.

El efecto placebo de las compras navideñas ayuda a encubrir síntomas de la depresión y esto dificulta su oportuna intervención. Los síntomas más frecuentes son la pérdida de apetito, sensación de vacío, agotamiento. Incluyendo  perdida de interés en actividades que antes le parecían interesantes e insomnio con manifestaciones somáticas como dolor de cabeza.  

Para finalizar

Se dice que las personas con una buena salud mental suelen realizar un menor número de compras navideñas. En cambio estas personas, suelen realizar sus propios regalos, cenas navideñas en familia o viajes.

La depresión no es una enfermedad que se alivie solo tomando antidepresivos o con frases motivadoras. Es requerida también la intervención de un especialista como un psicólogo. No solo se debe tapar los síntomas. También debemos de encontrar el o los motivos por los cuales están surgiendo esta depresión. Esta enfermedad es multifactorial y se pueden encontrar diferentes causas. Dependiendo de la causa podremos definir un tratamiento efectivo. En el caso de la depresión estacional, puede deberse al cambio de clima. Pero también nos podemos remontar a recuerdos de sucesos en estas fechas, peleas familiares, muertes, etc.